museu comur

La antigua fábrica de Comur es hoy en día un museo donde se puede conocer su historia, la comunidad que la rodea, además de ser el origen del recorrido de la industria conservera portuguesa.

La industria conservera
en Portugal

A inicios del siglo XIX un francés, Nicolas Appert, inventó el método de conservación de alimentos en recipientes cerrados, y un inglés, Peter Durand, desarrolló esa idea patentando el envase metálico.
También en ese siglo, en Portugal surgieron las primeras fábricas de conservas de pescados. La proximidad del mar y la extensión de la línea costera, aliados a la abundancia de pescado de gran calidad, crearon las condiciones naturales para el desarrollo de la industria conservera y Portugal llegó incluso a ser el mayor productor a nivel mundial.
En el siglo XX, la Primera Guerra Mundial demostró ser una gran oportunidad para la industria conservera portuguesa. No estando Portugal directamente involucrado, las conserveras portuguesas alimentaban a los soldados de ambos lados del conflicto y la industria prosperó. La historia se volvió a repetir en la Segunda Guerra Mundial, pero en el periodo de la postguerra el sector perdió sus principales mercados de destino y el descenso de las ventas fue inevitable; de las 152 fábricas que entonces existían, hoy en día solo queda una veintena.

Un espacio para descubrir

Además de la historia de la que tan solo hemos ofrecido unas pinceladas y que merece la pena descubrir en profundidad, el museo permite conocer todo el proceso de producción de las conservas: desde la llegada del pescado hasta el envío de las latas. Obtenga más información sobre el Museo Comur, : aqui.

Tras la visita al museo pase por la tienda de Comur de Aveiro, situada en Rua de Coimbra, donde podrá encontrar el buen hacer de ocho décadas en forma de lata, para que más tarde pueda disfrutar del delicioso sabor de la memoria de nuestra historia.

Museu Comur:
Rua José Maria Barbosa 20
3870-214 Murtosa

Telefono: +351 234 830 100